¿No te sucede que cuando intentas ponerte en lo que se supone que es la postura correcta te acaba doliendo más el cuerpo? ¿Por qué unas personas se sienten cómodas en una postura que a ti te resulta una tortura?

Posiblemente hayas pasado la vida oyendo eso de “siéntate bien”, “ponte recto que te dolerá la espalda”. Durante años, hemos estado oyendo en medios de comunicación, expertos de todo tipo (y público en general) … comentarios alabando la importancia de una buena postura para tu espalda. Miles de anuncios vendiendo esto o aquello para mejorar tu postura y miles de artículos escritos en internet sobre lo adecuado de mantener una buena postura en el trabajo.  ¿Pero realmente hay una evidencia que respalde todo esto?

¿Qué dice la ciencia?

Dentro de la comunidad científica, existe mucha controversia con este asunto. Aunque suene contra intuitivo, muchos estudios demuestran que no existe correlación entre la postura y el dolor de espalda.

Para estudiar si la postura genera dolor se hacen dos tipos de estudios:

  • Por un lado, investigaciones que dividen a personas con y sin dolor y analizan sus imágenes de radiografías, resonancias etc. buscando si existe correlación entre dolor y anomalías de alineaciones óseas
  • Por otro lado, hay estudios que analizan las posturas de las personas sin dolor para saber si sufrirán dolor en un futuro.

Muchos de los resultados de estos estudios concluyen que una mala postura no contribuye a generar dolor de espalda. Os dejo unos ejemplos:

  • En 2008 se analizaron 54 estudios sobre la relación entre posturas y dolor. El resultado concluyó que no existe evidencia suficientemente fuerte como para relacionar dolor con la alienación sagital de la columna. Es decir, tener más lordosis o cifosis no implica que la persona padezca más dolor.
  • Un estudio epidemiológico examinó la relación entre las discrepancias posturales en el plano posterior y el desarrollo posterior de dolor de espalda y cuello. No encontró correlación.

¿Y por qué no hay una relación entre postura y dolor?

Alta capacidad de adaptación:

Nuestro aparato musculo esquelético esta eficientemente diseñado para el movimiento y tiene una capacidad asombrosa de adaptarse a diferentes posiciones y estímulos de estrés (miles de años de evolución avalan su eficacia). Estamos capacitados para levantar pesos sin que nuestros tejidos se rompan y únicamente si vas a realizar un esfuerzo muy grande que comprometa la integridad de los tejidos (músculos, tendones, articulaciones…) debes tener en cuenta tu postura para no hacerte daño.

¿Y por qué me duele el cuerpo cuando llevo mucho rato en una posición? Si permanecemos mucho tiempo en una misma posición, los receptores de presión de las zonas que tengas apoyadas acabarán mandándote señales al cerebro para que cambies de postura porque necesita que la sangre circule adecuadamente por esos tejidos que llevan mucho rato presionados.

Esto quiere decir que no existe una postura maravillosamente estudiada en la que puedas permanecer 3 horas seguidas sin que te duela nada. Tu cuerpo reclamará tu atención para que cambies de postura y te muevas. Incluso cuando dormimos y nuestro cuerpo está completamente relajado, nos movemos inconscientemente buscando la mayor comodidad.

Todos somos diferentes:

Todas las personas somos diferentes: no he visto dos cuerpos iguales y lo más común es encontrar asimetrías en todas partes (una pierna más larga que otra, un hombro más adelantado…) y esto no explica que te pase nada malo ni tengas que sufrir dolor.

Nuestro cuerpo tiene una capacidad de adaptación muy grande y sabe amoldarse a esas asimetrías con las que nacemos o que desarrollamos a lo largo de la vida. Solo en los casos más graves hay que evaluar si son problemáticos.  Tampoco he visto, en mis más de 10 años de experiencia, un cuerpo “perfectamente alineado”. Así que, al existir diferentes estructuras, ¿cómo podemos determinar qué postura es la correcta o la mejor? ¿en base a qué? Habrá personas que estén cómodas en una determinada postura y otras en otra. Habrá personas que se muevan de una manera y otras de otra y habrá personas mejor adaptadas para hacer unos ejercicios que otros.

El dolor tiene multiples causas:

¿Y entonces por qué me duele la espalda?  El dolor es algo muy complejo  y hay que tener muchos factores en cuenta para poder determinar que sucede. Habría que analizar no solo el conjunto de la biomecánica del cuerpo sino los factores biopsicosociales que rodean a la persona, sus hábitos de ejercicio y hasta sus creencias sobre su propio dolor entre otras cosas.

La osteopatía no valora únicamente la biomecánica, y cuando lo hace, siempre debe tener en cuenta que cada cuerpo es diferente y tiene su propia capacidad de adaptación,  sino que también busca las relaciones con el sistema nervioso y el entorno de la persona; eso hace de la osteopatía una disciplina completa. Realmente no sientes mejoría porque te hayan manejado este hueso aquí o allá, sino que tiene una explicación a nivel neurofisiológico, como ya hablaré en otra entrada.

 

Mientras tanto…                              RELÁJATE Y PONTE CÓMODO

 

 

×

Powered by WhatsApp Chat

×