Osteopatía integral

Para restablecer toda la movilidad perdida

La Osteopatía es una terapia manual global surgida a finales del siglo XIX en EEUU de la mano del Dr. Andrew Taylor Still. Still sostenía que el cuerpo tiene todos los medios necesarios para su propia curación y simplemente hay que restablecer el equilibrio corporal perdido y liberar las estructuras bloqueadas para que recupere su estado de salud óptimo. 

El objetivo es restablecer toda la movilidad perdida en los tejidos del cuerpo para que recuperen su función y el cuerpo pueda volver a su equilibrio. Un osteópata siempre buscará el origen que desencadena los síntomas y actuará sobre él.

Dentro de la sesión de osteopatía se aplicarán 3 herramientas básicas que adaptaré de forma personalizada según las necesidades de cada uno:

Osteopatía estructural

Enfocada en los problemas del aparato músculo – esquelético. Se devolverá la movilidad perdida a los tejidos afectados lo que provocará una relajación de las tensiones musculares y mejorará la circulación tisular haciendo posible los procesos de autorreparación corporal. Se trabajará desde los planos más superficiales a los más profundos de manera lenta y suave sin ningún tipo de movimiento brusco ni técnicas de alta velocidad. La escucha continua de los tejidos hace que la técnica de la osteopatía aplicada sobre los tejidos (fascioterapia) sea muy respetuosa con las fases de dolor agudo donde nos permite no producir reacciones de contracción o defensa del organismo. Esta técnica me permite trabajar sobre cualquier persona, aunque su movilidad sea muy reducida ya que no requiere de posiciones forzadas.

Osteopatía visceral

Para un osteópata es importante trabajar sobre esta parte del cuerpo para restablecer muchos de los problemas del aparato músculo – esquelético.  Los órganos están unidos entre sí y a otras estructuras de nuestro cuerpo a través del tejido conectivo.  A través de estas membranas pasan los sistemas vasculares y nerviosos. Un buen funcionamiento   de nuestro sistema visceral se da cuando existe una buena movilidad entre todas las superficies de deslizamiento y todos los procesos de irrigación vascular llegan correctamente a los órganos.  A veces este sistema se ve alterado por procesos infecciosos, inflamaciones, cirugías, traumatismos, etc… y gracias a la osteopatía podemos devolver la elasticidad perdida a los tejidos y con ella mejorar su funcionamiento. Eliminando tensiones de las zonas viscerales se logra también un potente efecto sobre nuestro sistema músculo – esquelético ya que la inervación visceral está íntimamente relacionada con los nervios que salen de la columna vertebral. A su vez conseguimos relajar mecanismos de defensa musculares producidos por alteraciones viscerales.

Terapia sacro - craneal

La terapia sacro – craneal es una técnica muy sutil enfocada a equilibrar el sistema nervioso. Es muy utilizada para relajar la tensión de los tejidos cuando no se puede actuar con la osteopatía estructural, ya sea porque estamos ante algún estado agudo de mucho dolor o porque no podemos aplicar ningún tipo de presión sobre la persona. También es muy utilizada para relajar partes internas del cráneo que pueden ayudar en casos de alteración de los pares craneales (los relacionados con la vista, oído, olfato, nervios de la cara como el facial y el trigémino) y es especialmente indicada en bebés que han sufrido partos complicados y pueden generarles tensiones en las zonas cervicales apareciendo los típicos cólicos del lactante.

×