Osteopatia  y cervicales ¿crujir o no crujir?

La osteopatía aplicada en cervicales puede realizarse con técnicas de alta velocidad o con técnicas de baja velocidad. ¿Es necesario crujir en todos los casos? ¿se puede hacer de otra manera? ¿que ventajas y desventajas tiene?

Es cierto que las técnicas más conocidas de la osteopatía son las técnicas de alta velocidad o “truch” donde podemos ver una maniobra rápida que genera un ruido o crujido.

Para poder realizar este tipo de técnica adecuadamente hay que contar con las manos habilidosas del osteópata y también con la colaboración del paciente que ha de estar muy relajado a la hora de que le realicen esta maniobra.

Este tipo de técnicas no están indicadas para todas las personas y el profesional debe valorar si es seguro realizar una maniobra de alta velocidad. En caso que la persona padezca algún tipo de proceso degenerativo artrósico, procesos inflamatorios en la zona local, hernias intervertebrales agudas, prótesis o fijaciones vertebrales etc son algunas de las contraindicaciones a la hora de realizar este tipo de técnicas puesto que pueden ocasionar serios problemas.

Como especialista en el trabajo de la osteopatía a través de los tejidos (fascioterapia) contamos con la ventaja de evitarnos todo este tipo de complicaciones. No realizamos ninguna maniobra brusca ni forzamos a los límites donde el cuerpo no puede llegar. Realizamos una escucha directa de todos los tejidos en todos los momentos de la sesión.

¿Cuáles son los pasos que realizamos?

Los pasos que realizamos en la osteopatía que no utiliza las tecnicas de alta velocidad son los mismos que realiza todo osteópata. La diferencia radica en cómo manipulamos a niveles articulares.

  1. Primero boca abajo: para nosotros es importante descargar previamente toda la musculatura del cuello que descansa sobre nuestra zona dorsal alta y hombros. Muchas veces, nos encontramos que a las personas manifiestan síntomas de cuello y en realidad son sobrecargas de las zonas altas dorsales. Si quieres ver una muestra como trabajo pincha AQUI
  2. Luego boca arriba se trabaja en supino toda la musculatura propia del cuello:  se relaja manualmente toda la musculatura de los hombros, laterales del cuello, base del cuello y músculos de la cara si fuera necesario para relajar la mandíbula.
  3. Las maniobras articulares se realizan de forma muy lenta y ganando grados progresivamente con la intención de devolver la elasticidad a todos los tejidos que están más profundos y forman parte de las articulaciones. Si quieres ver una muestra, pincha AQUÍ
  4. En caso de encontrar mucha rigidez y que no sea posible la manipulación directa sobre los tejidos tenemos la capacidad de relajar las zonas con técnicas sacro-craneales (técnicas muy sutiles que sirven para relajar zonas locales)

 

¿Entonces no colocais los huesos?

Para nosotros un hueso no queda “descolocado”. Los huesos tienen capacidad de moverse en muchos planos del espacio y no se salen de su sitio (al menos que hayas sufrido un traumatismo severo, en cuyo caso acude a urgencias de inmediato). Lo que nosotros valoramos es que esos huesos recuperen la capacidad perdida de moverse libremente. Esta capacidad se pierde cuando encontramos por diversos motivos tensiones musculares que imposibilitan dicho movimiento. Simplemente nos dedicamos a relajar esas tensiones musculares y estirar los tejidos para que todo recupere su movilidad original.

¿Que beneficios tiene?

Tanto la osteopatía realizada con unas téncicas u otras buscan la misma finalizad

  • Recuperar la movilidad perdida en el cuello
  • Que desaparezcan zonas tensionadas que puedan generar síntomas de dolor
  • Mejorar todos los procesos metabólicos de la zona.
  • Mejorar la circulación local
  • Actuamos sobre el sistema nervioso periférico y central .

En definitiva, dejamos al organismo en las condiciones óptimas para que se produzcan los procesos de autocuración del cuerpo.

Fascioterapia: contraindicaciones y ventajas

Entonces ¿ la fascioterapia no tiene contraindicaciones?

La osteopatía aplicada en el tejido (fascioterapia), sin técnicas de alta velocidad, pueden aplicarse en muchísimos casos y esta indicada para personas de todas las edades.

Solo en caso de contraindicación absoluta no se producirá ninguna técnica y se derivará al especialista inmediatamente: caso de hemorragias, traumatismos con rotura de vértebras, esguinces cervicales que comprometan la integridad de los tejidos, aneurismas etc.)

 

¿Cuáles son las ventajas de estas técnicas?

En caso que existiera una falta de movilidad por procesos de fijación articular (artrosis) o procesos de inflamación donde hay mecanismos de defensa fuertes, tenemos la capacidad de escuchar al cuerpo de manera que no vamos a forzar algo que no se pueda mover evitando así reacciones bruscas de defensa o posibles fracturas.

Estas técnicas también tienen la ventaja que no requieren de una relajación absoluta de la persona. Muchas personas son muy reacias a que se les manipule el cuello y tienden a tensarlo en cuando sienten unas manos sobre su cuello. Esto imposibilita la aplicación de las técnicas de alta velocidad pero no las que se realizan de manera lenta y progresiva.

Como profesional de la osteopatía y sin entrar si son más o menos eficaces unas técnicas que otras, me parece importante trabajar esta parte del cuerpo de una manera respetuosa y suave con el fin de evitarnos posibles complicaciones.

×

Powered by WhatsApp Chat

×